Sacramento de la Penitencia (Confesión)

El  Sacramento de la Penitencia ( confesión o reconciliación) es un sacramento de perdón y saneamiento espiritual.

Good Shepherd.jpg

In English

Sábados: de 10:00 a 11:00 AM o con cita previa con: Msgr. Michael Hazard
(269) 343-6256 x 103

Las confesiones individuales dentro de los servicios católicos para la comunidad se programan durante el Adviento y la Cuaresma.  Estos servicios ofrecen un tiempo para rezar en grupo y luego hay la oportunidad de recibir el sacramento de la misericordia de Dios y el perdón.  Diferentes sacerdotes están a disposición del público por consiguiente se puede escoger el sacerdote con quien desea confesarse. Si uno no desea confesarse durante este servicio, puede retirarse luego de rezar con el grupo.

Preparación para el Sacramento

1. Tome un tiempo para pensar en el amor que Dios tiene por usted. Dígale a Dios su amor y permanezca en silencio por unos momentos.

2. Pídale al Espíritu Santo que lo ayude a ver qué ha hecho mal y cómo puede quizás reparar el daño hecho por sus decisiones incorrectas o cómo puede cambiar lo que está haciendo.

3. Piense en lo que quiere confesar. ¿Hay algún pecado grave? ¿Qué es lo que necesita confesar para ayudarle a crecer espiritualmente y poder vivir una mejor vida Cristiana?

Celebración del Sacramento

1. Mencione cuánto tiempo hace que no se confiesa. Si ésta es su primera confesión desde su bautismo, ¿cuánto tiempo ha pasado desde aquel momento?

 2. El sacerdote lo guiará en el ritual. Su responsabilidad es confesar sus pecados lo más claramente posible, lamentar lo que ha hecho, su deseo de comportarse mejor y sus planes para evitar en lo posible volver a pecar.

3. Después de su confesión, el sacerdote le pedirá que exprese su contriccion por sus pecados. Quizás deba rezar una oración, decir una de memoria o expresar su arrepentimiento en sus propias palabras. Hágalo de la mejor manera que pueda.

Después de la celebración del Sacramento

1. Agradézcale a Dios por haber sido perdonado

2. Cumpla con la penitencia que el sacerdote le pidió o piense cuándo lo hará.

3. Deje el lugar con renovadas fuerzas y deseos de estar junto a Jesús cada día más.